Want to be happy? Slow down

Para nuestros subscriptores de CORE, un excelente articulo con una pregunta y recomendación simples pero poderosas: “¿Quieres ser feliz? Ve más lento.”

ideas.ted.com

In 1972, Matthieu Ricard had a promising career in biochemistry, trying to figure out the secrets of E. coli bacteria. A chance encounter with Buddhism led to an about turn, and Ricard has spent the past 40+ years living in the Himalayas, studying mindfulness and happiness. In this free-wheeling discussion at TED Global in October 2014, Ricard talked with journalist and writer Pico Iyer about some of the things they’ve learned over the years, not least the importance of being conscious about mental health and how to spend time meaningfully. An edited version of the conversation, moderated by TED Radio Hour host Guy Raz, follows. First, Pico Iyer on how he became taken with the idea of staying still:

Guy Raz (left), Pico Iyer (center), and Matthieu Ricard (right) discuss mindfulness and the importance of being still at TED Global 2014. Photo by Duncan Davidson/TED. Guy Raz (left), Pico Iyer (center), and Matthieu Ricard (right) discuss mindfulness and the importance of being still at TED Global 2014. Photo by Duncan Davidson/TED.

Pico Iyer: When I was in my twenties, I had this wonderful…

View original post 3,180 more words

Advertisements

IGUAL QUE YO

Al encontrarte con otra persona o incluso con un animalito, reflexiona:

“tal como yo, esta persona quiere ser feliz”

Date cuenta de lo que emerge en tu mente al pensar en esto…

nota las emociones y las sensaciones en tu cuerpo que acompañan esta reflexión.

Sólo por unos instantes, haz esto y observa…

nota qué sucede contigo al darte cuenta de que todos, sin excepción, anhelamos ser felices.

LA EVIDENCIA DURA SOBRE SER UN JEFE “AGRADABLE”

POR:  EMMA SEPPALA |  NOVIEMBRE 24, 2014

HARVARD BUSSINESS REVIEW

ORIGINAL EN INGLES:   https://hbr.org/2014/11/the-hard-data-on-being-a-nice-boss

Existe una pregunta desde hace años ahí afuera: ¿es mejor ser un  líder “agradable”  para que le caigas bien a tus empleados? O ¿ser fuerte “como clavo” para inspirar respeto y trabajo duro? A pesar del reciente entusiasmo por iniciativas de “bienestar” como la meditación y mindfulness en la oficina, y a pesar del movimiento hacia organizaciones más horizontales, la mayoría de la gente aun asume que la segunda opción es mejor.

El paradigma tradicional simplemente se ve “más seguro”: ser firme y un poco “distante” de tus empleados. La gente que trabaja para ti deben respetarte, y no sentirse tan familiares contigo que olviden quien está a cargo. Un poco de “perro-come perro”, “nada o ahógate”, una cultura que pareciera dar resultados por muchos años y mantener a la gente “hambrienta” y en las “puntas de sus dedos”. Después de todo, si tu eres un líder que parece que te importan demasiado tus empleados, ¿eso te hará parecer “débil o suave”? ¿eso significará que serás menos respetado?  ¿qué los empleados trabajarán menos arduamente?

Las nuevas investigaciones en desarrollo organizacional están proveyendo respuestas sorprendentes a estas preguntas.

Los gerentes “fuertes” piensan seguido y equivocadamente que poner presión en los empleados aumentará su rendimiento. Lo que hace es aumentar su estrés – y las investigaciones han demostrado que altos niveles de estrés acarrean una serie de costos a los empleadores y empleados igualmente.

El estrés trae consigo altos costos de cuidados de la salud y costos de rotación.  En un estudio de empleados de varias organizaciones, los gastos en salud para empleados con altos niveles de estrés fueron 46% más elevados[1] que los de organizaciones similares sin altos niveles de estrés. En particular, el estrés del trabajo ha sido relacionado a enfermedades coronarias[2] (del corazón) tanto en estudios que observan patrones de trabajo pasados y los que predicen hacia el futuro. Además, está el tema de la rotación: [3]investigaciones demuestran que el estrés en el trabajo puede motivar a la gente a buscar un nuevo empleo, declinar una promoción o incluso dejar el trabajo.

¿Esto mejora con líderes “agradables”? ¿a sus empleados les va mejor – y los jefes “agradables” salen adelante?

Contrariamente a lo que muchos pueden creer, la evidencia y datos de las investigaciones de Adam Grant reflejan que las y los  jefes “agradables” pueden de hecho salir adelante primero, siempre y cuando usen las estrategias correctas que prevengan a otros tomar ventaja de ellos[4]. De hecho, otro estudio refleja que los actos de altruismo[5] de hecho aumentan el estatus de la gente, dentro de un grupo.

Amy Cuddy [6]y sus colegas investigadores de Harvard Business School también han demostrado que los líderes que proyectan “calidez” son más efectivos que los que liderean con su “fuerza” y habilidades. ¿Por qué? Una razón es la confianza. Los empleados se sienten con mayor confianza con alguien que es “bondadoso” y “amable”.

Un estudio interesante[7] muestra que cuando los líderes son justos con su equipo, los miembros del equipo despliegan más ciudadanía y son más productivos, tanto en lo individual como en equipo.  Jonathan Haidt [8]de la Universidad de  New York Stern School of Business revela en sus investigaciones que cuando los líderes se auto-sacrifican, sus empleados se sienten movidos e inspirados. Como consecuencia, los empelados se sienten más leales y comprometidos y es más probable que deseen ayudar a otros y ser más amigables con otros empleados. Las investigaciones sobre “págalo hacia delante” (pay it forward) demuestran que cuando trabajas con gente que te ayuda, de regreso tu serás alguien que ayude a otros (y no necesariamente a esa misma persona que te ayudó).

Esta cultura puede incluso reducir los niveles de estrés. Mientras nuestro cerebro está sintonizado con las amenazas (puede ser un león furioso o un jefe furioso), nuestro cerebro reacciona al observar una acción bondadosa. Así lo demuestran las imágenes del cerebro en estudios cuando una relación social con otros se siente segura, nuestro cerebro responde con menos estrés.  También hay un efecto físico.[9] Mientras que una falta de lazos en el trabajo ha reflejado que aumenta el estrés, las interacciones sociales positivas en el trabajo han demostrado disparar positivamente la salud de los empleados – por ejemplo reduciendo la frecuencia cardiaca y la presión arterial y reforzando el sistema inmune aumentando la salud de los empleados. De hecho, un estudio del Instituto Karolinska, con más de 3 mil empleados encontró que las cualidades de un líder fueron asociadas con incidencias en enfermedades del corazón en sus empleados. Un buen jefe puede literalmente ser bueno para el corazón de sus empleados.

De hecho lo que puede ser una sorpresa para muchos directores de RH: los empleados prefieren ser felices que ser mejor pagados, como muestra una Encuesta Gallup del 2013. Los empleados felices no sólo crean un ambiente de trabajo agradable, sino que demás mejoran el trabajo en equipo y el servicio al cliente. Un estudio sobre la salud reflejó que una cultura de trabajo “amable” no sólo mejora el bienestar de los empleados y la productividad, sino también la salud de los clientes, los resultados y su satisfacción.

Todas estas investigaciones en conjunto, demuestran que al crear un modelo de liderazgo de confianza y de cooperación mutua puede ayudar a crear una cultura que es más feliz, donde los empleados se ayuden unos a los otros y como consecuencia se conviertan en personas más productivas en el largo plazo. No es de sorprenderse que sus jefes “amigables” sean promovidos.

¿Qué es entones es un estilo de liderazgo compasivo y un lugar de trabajo así? Esta es una gran interrogante. Muchas compañías tratan de ofrecer gratificaciones de “bienestar”, tales como la habilidad de trabajar desde casa o recibir otros beneficios extra. Una encuesta de Gallup [10]demostró que aun que el ambiente de trabajo ofrezca beneficios como tiempo flexible y trabajo desde casa, el sentido de compromiso fue lo que más aportó bienestar a los empleados. Y la mayoría de las investigaciones sugieren que un ambiente de trabajo compasivo aumenta el compromiso, más que todo debido a las cualidades de los líderes de la organización, tales como su compromiso con los valores, la ética y la amabilidad genuina hacia su gente y el auto-sacrificio.

Lo que está claro es que necesitamos valorar más “la bondad y la amabilidad” (kindness) en el trabajo. Un estudio un tanto depresivo de la Universidad de Notre Dame[11], sugiere que los hombres, entre más agradables sean, menor será su paga. Los investigadores encontraron que esto no aplica a las mujeres,  lo cual les hace pensar que si no actúas como se espera para tu género, eres castigado.  La respuesta esperada no es que los hombres se vuelvan crueles,  sino que ayudemos a cambiar estas normas no escritas, con un poco de habilidad. Hay formas en que podemos ser “agradables” sin ser “extra-suaves” o débiles. Y tal vez si logramos esto, podamos tener ambientes de trabajo más felices.

_______

Emma Seppälä, Ph.D is Associate Director of the Center for Compassion and Altruism Research and Education at Stanford University. She obtained her BA from Yale, her MA from Columbia University, and her PhD in Psychology from Stanford University.

[1] http://www.biomedcentral.com/1471-2458/11/642

[2] http://www.bmj.com/content/332/7540/521

[3] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24047248

[4] https://hbr.org/2013/04/in-the-company-of-givers-and-takers/ar/1

[6] https://hbr.org/2013/07/connect-then-lead/ar/1

[7] http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1540-5885.2009.00344.x/abstract

[8] http://people.stern.nyu.edu/jhaidt/elevation.html

[9] http://www.biomedcentral.com/1471-2458/12/253

[10] http://www.gallup.com/services/178514/state-american-workplace.aspx

[11] http://psycnet.apa.org/journals/psp/102/2/390/

 

Mindfulness: cuando enfoque significa realizar una sola tarea .- Daniel Goleman

concentracion-laboral

Alexander Graham Bell, se dio cuenta de que los sayos del Sol pueden prender en llamas un papel cuando se enfocan en un solo lugar, y así aconsejaba: “Concentra todos tus pensamientos en el trabajo a realizar”. No obstante, nuestra atención ordinaria divaga, presa de una multitud de distractores que aparecen en nuestro camino –especialmente cuando nuestro Inbox de correo nos ofrece constantes distracciones que aparecen a nosotros como urgentes, pero no son tan importantes.

Además, está el “multitasking” (la multi tarea), que en realidad significa cambiar de un enfoque estrecho a otro – la mente no puede sostener más de un enfoque a la vez en lo que se denomina “memoria de trabajo” (working memory). Así es que interrumpir una tarea con otra puede significar perder muchos minutos para regresar a la velocidad original de tu enfoque.

El opuesto del “multitask” es “la uni tarea” (single-tasking), que es la habilidad de traer nuestro enfoque completo a lo que estamos haciendo. Esto viene a nosotros de forma natural en los momentos de urgencia (“to-do-or-die times), cuando un tiempo de entrega límite nos fuerza a enfocarnos completamente. Pero cómo podemos obtener esta concentración total durante el resto de nuestro tiempo de trabajo – o en nuestra vida en general.

Mindfulness es una respuesta. Cuando estamos atentos (mindful) traemos una atención completa a cualquier cosa que hagamos. Esto nos da el poder de mover nuestra concentración de un lugar a otro, según nos movemos durante el día – terminar un reporte, disfrutar de una comida, amar a un pequeño.

Mindfulness nos da la capacidad de darnos cuenta cuando el mar de distracciones en el que nadamos durante cualquier día, nos ha llevado a: aquí estoy otra vez, escaneando mi Inbox, en lugar de terminar lo que quiero hacer. Mindfulness fortalece nuestra meta-conciencia, la habilidad de rastrear a dónde va nuestra atención.

Nos encontramos atrapados en nuestro Inbox en lugar de hacer esa otra tarea importante, pero podemos tener un segundo pensamiento – No necesito hacer esto ahora – y regresar nuestra atención a lo que tenemos que estar haciendo. Una atención concentrada nos ofrece el antídoto para el multi-tasking “desatento” (mindless). Podemos hacer una cosa a la vez.

El número de compañías va en aumento, desde Google hasta General Mills, que ofrecen a sus empleados entrenamientos basados en mindfulness. Y Jon Kabat-Zinn, un viejo amigo y pionero en introducir mindfulness en sus aplicaciones más pragmáticas, recién publicó una versión actualizada de su libro “Full Catastrophy Living”, incluyendo nuevos descubrimientos científicos de los beneficios de mindfulnesss.

El cuanto al programa de Google, que ahora ofrece Search Inside Yourself Leadership Institute, estudios realizados en Stanford demuestran que aumenta la auto-conciencia y la empatía, además mejora el auto-control de emociones difíciles y mejora la escucha.

Esto suena como una mejora (“up grade”) en inteligencia emocional, para mí.

¿Podrían los Gerentes “más atentos” (mindful) tener empleados más felices? .- Hooria Jazaieri

Empleados Felices
Empleados Felices

¿Quieren empleados más satisfechos y productivos? Un nuevo estudio sugiere que las empresas deberían considerar entrenamientos de mindfulness para sus gerentes.

Supervisores: ¿Alguna vez han considerado que lograr lo mejor de sus empleados y organización pueda residir en tu práctica de mindfulness (atención plena)?

Hemos visto interés en aumento en el impacto de cultivar el “darse cuenta momento a momento” en el ambiente de trabajo. La mayor parte de las investigaciones sobre los beneficios para los empleados quienes practican la meditación o que poseen razgos considerados altos de “mindfulness” o habilidades de este tipo, como aceptar los sentimientos sin juicios. No obstante, muy poco trabajo se ha hecho para examinar cómo la atención plena de alguien influencia a otras personas en el escenario laboral. ¿Será posible que tu práctica de mindfulness pueda influenciar a tus colegas?

En 2 estudios publicados en el Journal “Mindfulness”, los investigadores quisieron examinar el efecto de los rasgos de mindfulness de los supervisores en diversos aspectos del bienestar de sus empleados y su rendimiento.

96 supervisores y sus subordinados de una variedad de industrias tomaron parte en el primer estudio. Además de medir el nivel de mindfulness del supervisor, el primer estudio examinó a los empleados en los siguientes aspectos: cansancio emocional, balance vida-trabajo, rendimiento general, y otras variables.

Los investigadores confirmaron la hipótesis: entre más “atento” (mindful) el líder, más bajo el nivel de cansancio emocional del empleado. Mayor “mindfulness” de parte del líder, también fue asociado con un mayor balance vida-trabajo de los empleados y un mejor rendimiento en el trabajo de dicho empleados.

El segundo estudio pretendió replicar conceptualmente los hallazgos del primero, así como extenderlo más allá, incluyendo el examinar “conductas de ciudadanía organizacional” (“organizational citizenship behaviors”), tratando de encontrar la variable de la meditación relacionada a sus sensaciones de satisfacción.

Una vez más, “mindfulness” en los líderes fue asociado significativamente con mayor satisfacción y desempeño laboral. Y esta vez también encontraron que entre más “atento” (mindful) el supervisor, más probable que el empleado se enrolara en actividades de “buena ciudadanía” (“good citizenship”), tales como mostrar interés genuino por sus co-colaboradores y expresar opiniones honestas aun cuando otros no estén de acuerdo.

Pero el segundo estudio también encontró que algo podría faltar en una relación entre un líder “mindful” y un empleado feliz y esto es: la ausencia de autonomía, la competencia y la conexión con otras personas. Ese descubrimiento sugiere que mindfulness aislado no es suficiente; los empleados necesitan recibir y tener satisfechas estas necesidades psicológicas también.

Aunque más investigación es necesaria, con mayor diversidad de muestras, los resultados de estos estudios sugieren que la calidad de la atención y “awareness” (darse cuenta, conciencia) que un líder posee, puede tener un impacto directo en aquellos a quienes supervisa. El resultado de este estudio encaja bien dentro de la literatura del tema “mindfulness”, sugiriendo que mindfulness mejora las relaciones sociales, la comunicación, y la empatía. Así pues, Supervisor: ¿esto significa que tu empresa debería empezar a ofrecer clases de mindfulness a los líderes como tu? Tal vez sí. Pero mientras eso sucede, no hay ninguna razón por la que no puedas empezar a aprender a meditar e iniciar tu propia práctica.

Matthieu Ricard .- Entrenar la mente, cambiar el cerebro y abrir el corazón

Hasta hace poco tiempo, el cerebro era entendido como una estructura fija que se desarrollaba durante la infancia y que permanecía casi sin cambios durante toda la vida, hasta que comenzaba a deteriorarse con la vejez. Sin embargo, durante los últimos 10 años, el término “neuroplasticidad” (la capacidad que tiene el cerebro de cambiar a través de la experiencia) se ha hecho popular en las neurociencias, en la psicología, y en la cultura pop, especialmente después de la publicación del libro “El Cerebro que se Cambia a Sí Mismo”, de Norman Doidge.

La mente usa el cerebro para cambiarse a sí misma.

La investigación reciente en neuroplasticidad se ha focalizado principalmente en cómo el cerebro cambia a través del entrenamiento cognitivo y de las capacidades conductuales. Pero, ¿qué pasa con las emociones? ¿Es posible detectar cambios en el cerebro adulto a través del entrenamiento de las emociones? Y más específicamente: ¿Es posible entrenar emociones positivas y pro-sociales de tal manera que se vuelvan más disponibles en el repertorio emocional de las personas, tal como lo afirman las tradiciones contemplativas?

Un equipo de investigadores liderados por Tania Singer del Instituto Max Planck en Leipzig enfrentó esta pregunta a través de una investigación publicada en la edición de Junio del 2012 en la revista Cerebral Cortex. Para evaluar si el entrenamiento en la compasión tendría un efecto en las funciones cerebrales y en las emociones, estos investigadores midieron la activación cerebral en adultos a través de imagenología cerebral (fMRI), junto con test psicológicos para evaluar cambios en emociones positivas y negativas, y en la empatía antes y después de un entrenamiento de sólo seis horas en la meditación del amor incondicional y la compasión. El grupo de control recibió un entrenamiento para agilizar la memoria. Las imágenes del cerebro fueron grabadas mientras se les mostraba a los participantes videoclips de personas sufriendo en situaciones de la vida real.

Como los investigadores habían previsto, los videoclips activaron la ínsula anterior y el cortex del cíngulo anterior en el cerebro de los participantes (áreas que están asociadas con la empatía hacia el dolor de los otros). Lo que cambió después del breve entrenamiento en la compasión fue que las partes del cerebro asociadas con algunas emociones placenteras, tales como el amor, el cuidado, y la afiliación (de hecho, las mismas áreas que se activan cuando uno se come un chocolate o cuando ve una sonrisa hermosa, la corteza orbitofrontal, el área tegmental ventral, el putamen, y el pallidum) también se activaron. Esto no quiere decir que el entrenamiento en la compasión inhibiera la capacidad de reconocer y resonar con imágenes de sufrimiento humano. De hecho, las áreas cerebro asociadas a la empatía siguieron respondiendo, y los participantes siguieron manifestaron emociones acordes con las imágenes, así que su conciencia de lo que estaba ocurriendo se mantuvo intacta. Sin embargo, luego del entrenamiento, el sufrimiento no era lo único que había en la experiencia: Ahora había demás una calidez afectiva y estados mentales positivos (ternura, amor, cuidado) dirigidos hacia las personas en los videoclips, lo cual es central en la compasión.

Los hallazgos de Singer y su equipo tienen implicancias concretas para nuestra vida diaria. Por ejemplo, imagínate que estás pasando un momento difícil y que te estás sintiendo bastante triste. ¿Qué sería más útil en ese momento: la compañía de alguien que resonara con tu dolor y que se quedara completamente absorbido en tu tristeza, o alguien que fuera capaz de resonar con tu tristeza, pero que fuese capaz de generar emociones positivas? Probablemente, el segundo escenario sea el que más te ayudaría a aceptar, aliviar y transformar tu dolor.

matthieu-ricard

Matthieu Ricard. Monje Budista en el laboratorio Max Planck.

¿Y qué pasa cuando te encuentras en el otro lado de la ecuación, cuando eres tú quien está ofreciendo el apoyo emocional alguien que está sufriendo? La respuesta compasiva te ayuda a acceder a tus recursos psicológicos, neuronales, y espirituales para poder ayudar al otro efectivamente sin sentirte sobrepasado. Matthieu Ricard, el monje budista francés que ha servido como sujeto experimental en muchas investigaciones sobre los efectos neurológicos de las prácticas contemplativas, sugiere que un modo de lidiar con el burnout y la fatiga empática consiste precisamente en cultivar el amor y la compasión incondicional hacia la persona que sufre. Ese amor y compasión puede contrarrestar la sensación de estrés y desempoderamiento que la empatía por sí sola puede generar. Según Ricard, cuando a la empatía se suma la compasión, las personas pueden generar estados mentales y actitudes constructivas, tales como la valentía compasiva.

Esta entrada fue publicada en Ciencia Contemplativa, Uncategorized y etiquetada como Amor, ciencia, compasión, Investigación, Matthieu Ricard, TaniaSinger.

10 minutos al día, puede hacernos disfrutar más plenamente de la vida.

Excelente TED de Andy Puddicombe, en la que nos cuenta cómo la práctica de la Atención Plena, 10 minutos al día, puede hacernos disfrutar más plenamente de la vida.

¿MEDITACIÓN?

“La meditación consiste en sentarse a la orilla del río de nuestras formaciones mentales.”

                       Thich Nhat Hanh
mindfulness_monterrey
 
   Las sesiones y talleres de meditación que ofrecemos en Centro Core están basados en técnicas de Mindfulness.
Mindfulness es una palabra del inglés traducida muchas veces cómo Plena Conciencia o Atención Consciente.

Mindfulness o Atención Plena consiste en el proceso de atención y concentración que nos mantiene en la experiencia presente con curiosidad, aceptación y apertura.

 

En el antiguo oriente la práctica de la Atención Plena se llevaba a cabo en contextos religiosos; pero, en la actualidad, la práctica se ha ido adaptado a contextos científicos y se ha comprobado su eficacia en el tratamiento de algunos trastornos como el estrés, la ansiedad, la depresión, etc. Sin embargo, mindfulness es algo más que una técnica, cuando se contempla a la luz de la transformación de la conciencia que está teniendo lugar en nuestras sociedades a partir del establecimiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

 

La palabra en idioma pali: Satti, se ha traducido como Atención Plena.
Satti designa la actividad misma de proceso de conciencia, algo muy difícil de expresar con palabras; es ese momento de conciencia pura que se produce cuando nos damos cuenta de algo y que dura una fracción de segundo, pues enseguida la mente elabora y transforma esa experiencia traduciéndola en pensamientos y palabras. La pureza y viveza de la experiencia se pierde y se diluye en el torrente pensamientos.
Mindfulness, tal como se utiliza en el contexto occidental, designa un conjunto de técnicas que tienen en común el prestar atención al momento presente, sin juzgar y con una actitud amable hacia el objeto que se contempla. Es el hecho de “darnos cuenta” de lo que está sucediendo en el aquí y el ahora, en nuestra experiencia del momento presente.
Las palabras y los pensamientos sólo son un instrumento para acercarnos a la realidad. Las palabras y los pensamientos no son la realidad. Como escribió Borges, ‘la realidad es otra cosa’. Nos podemos dar cuenta de la importancia de las palabras y utilizarlas tanto nos sean útiles. Pero una vez que han cumplido su misión, podemos guardarlas para otra ocasión.
En la sociedad occidental, la práctica de mindfulness está consiguiendo simpatizantes y  seguidores con una progresión vertiginosa porque, no sólo es algo inherente la naturaleza humana, sino que sirve para reducir la reactividad ante el estrés, así como los síntomas de ansiedad y depresión.
También incrementa la capacidad para regular el estado de ánimo, favoreciendo el afecto positivo. En el momento histórico actual, la práctica de mindfulness funciona como un antídoto ante la velocidad de la vida moderna.

La Meditación Zen se remonta a la experiencia del Buda Shakyamuni, el Buda histórico quien logró despertar hace 2500 años.

 

Esta experiencia pasó sin interrupción de maestro a discípulo, formando así la línea de transmisión. No se trata de una teoría, ni una idea, ni un conocimiento que se puede percibir con la mente. Es más bien una forma de vida que cambia nuestro corazón y permite que logremos percibir sin palabras la armonía y la interconexión del universo entero. Comprendiendo esto, sabemos que el Zen es la gran práctica de la Plena Consciencia.

 

La Plena Consciencia es la puerta a la Vida sin fronteras. El Zen, Plena Consciencia y la Iluminación son característicos de alguien que ha esta Despierto. Y la gente  que está “despierta” madruga, trabaja, come, se enferma, se divierte, ama… Pero hay una sonrisa en su rostro que los distingue, porque cada instante es para ellos sagrado y precioso.

En CORE somos

mindfulness-core

 

Profesionales

Con experiencia personal de más de 10 años y que nos hemos especializado y certificado en el ámbito de la atención plena (mindfulness), su práctica, la ciencia detrás y su enseñanza.

Idealistas

Creemos que el mundo en que vivimos puede ser mejor si cada uno de nosotros despertamos el potencial de nuestra mente.

Innovadores

Creemos que hay diferentes formas de enseñar y de aprender y nos gusta estar a la vanguardia y ser pioneros en temas de trascendencia.

Humanos

Comprometidos con la paz y con nuestro Planeta, y sabemos que todo empieza con uno mismo, transformando nuestra mente y nuestra percepción.

 CORE cuenta con una red de colaboradores especialistas en áreas de liderazgo, inteligencia emocional, comunicación y desarrollo organizacional